Me he mudado. Ahora Periodismo 2015 está en Wordpress y puedes acceder a él desde Jesusgordillo.es.


« Inicio | Los medios y el accidente de Barajas » | ¿Cómo se cuece un documental sobre redacciones dig... » | El diagrama de la comunicación 2.0 » | No todo el papel es malo » | Los números de la crisis » | Guía para seguir y ver los JJOO en directo por Int... » | Me voy a Cáceres... ¿Para qué? No lo puedo decir, ... » | Los premios de la Online News Association (ONA) ya... » | El diseño periodístico en video » | El País estrena widgets »
23 agosto, 2008

La culpa no es de los plumillas o la foto del cadaver

Interesante reflexión la de Charlie Torres al respecto de la información de catástrofes que, por desgracia, tuvimos que vivir tras lo del otro día:
[Recomiendo leer entera...]
Pero la culpa no es del periodista. Es del productor.
Y llamo productor al editor, al medio de comunicación controlado por el capital, que explota el sensacionalismo, y horas ininterrumpidas de programación sobre la catástrofe, porque siempre hay alguien, que quiere por un rato, informarse. Nuestro blog ha doblado las visitas, ayer y hoy respecto a un día normal de Agosto. Imagínense un periódico digital. Imagínense la televisión o la radio. Esa es la clave. La carnaza da audiencia, y eso lo saben los productores y las empresas.

Llamo productor, a los planes de estudio, y en última instancia a los profesores que impartiendo la licenciatura de periodismo, nunca se les ha ocurrido dar una clase práctica a sus alumnos de cómo deben realizar una información sobre una catástrofe, de forma objetiva y respetuoso. Por cierto, no todos los profesores son iguales.

Llamo productor, a todo aquel magnate productor ejecutivo que se está forrando con programas de “desinformación en directo” en la televisión, que todos conocemos y sabemos sus nombres y las cadenas que los emiten. Estoy harto de que cuando digo que voy a ser periodista me digan que pronto me veré persiguiendo famosos con una alcachofa para “El Tomate”. Los ciudadanos están perdiendo la confianza en los periodistas, pero no ven que el trasfondo del problema está en los organigramas de las empresas de comunicación, controladas por constructoras, bancos, operadoras de telefonía, gobiernos locales, autonómicos y estatales.
[...Recomiendo leer entera]
De la misma manera, y relacionada con esta, me parece valiosa la aportación de Ignacio Escolar, al que respondería a algunos de los interrogantes que deja abiertos pero al que hay que darle la razón en otros tantos, como, y que sirva como mero apunte, el hecho de que en la sección de Internacional de los diarios estemos cansados de ver muertos (yo personalmente recuerdo un soldado Georgiano en una cuneta publicada por El País hace unos días) y ahora por cualquier foto en que se intuya a un herido, enseguida nos sentimos heridos.
[Recomiendo leer entera...]

“Si la talla moral de las personas se demuestra en los grandes dramas, la de los medios de comunicación se demuestra en las grandes tragedias”, escribe Mi mesa cojea sobre la cobertura informativa del accidente, especialmente las televisiones. Estoy de acuerdo, aunque sólo en parte. Es verdad que hay errores y abusos, es cierto que las imágenes de periodistas persiguiendo a los familiares de los muertos son vergonzosas, que por encima de la información irrelevante, del detalle escabroso, está siempre la dignidad de las personas. Pero tengo la sensación de que hay una hiperreacción de la sociedad ante la prensa que nos puede llevar a otro extremo tan o más peligroso que el amarillismo sanguinolento: ese mundo donde la muerte de 153 personas es una simple cifra, una estadística. Ese mundo donde las únicas imágenes de una guerra son soldados repartiendo caramelos.

[...Recomiendo leer entera]

Etiquetas: , , ,

2 Comentarios sobre “La culpa no es de los plumillas o la foto del cadaver”

  1. # Anonymous ceci

    Muy interesantes las dos posturas que has querido reflejar en el post. Soy docente en una cátedra de periodismo digital, y a la vez trabajo en un diario on line, por lo que entiendo que los límites estén un poco difusos. Coincido con Escolar en que la dignidad de las personas está ante todo, y me hago también las mismas preguntas.
    En el caso de accidentes de tránsito, por ejemplo, cuya estadística es terrorífica en Argentina, me parece que las consecuencias dramáticas pasan a segundo plano si no hay una foto impactante.
    Excelente blog, saludos!
    Cecilia  

  2. # Blogger Jesús

    Muchas gracias Cecilia. Son dos puntos diferenciados pero que no quería dejar de destacar. El primero, intentar hacer justicia y que quede claro que hay muchos periodistas que no eligen la cobertura que pueden hacer de un acto.

    En el otro, la difícil respuesta de los límites y como, sobre todo, se pone todo el mundo tan sensible con algo cuando cualquier otro día vemos cadáveres en cualquier noticia.

    Un saludo! y gracias de nuevo  

Publicar un comentario

Enlaces a este post

Crear un enlace




Soy


Buscar en Periodismo 2015




Se ve mejor con




IBeSeNeizado

    Mi IBSN

Licencia CC





wordpress counter